La Cueva de Sant Ignasi en Manresa, es un lugar para el recogimiento y la espiritualidad donde la naturaleza y la arquitectura se fusionan para crear un entorno único. A lo largo de sus 300 años, se ha ido enraizando en la ciudad, convirtiéndose en uno de sus iconos.

En esta gruta excavada por la erosión fluvial del río Cardener, es donde, en 1522, se cree que San Ignacio de Loyola se recluyó a rezar y meditar, escribiendo algunas de las partes de su libro “Ejercicios Espirituales”. Con el paso de los años, al convertirse en un lugar de culto y peregrinaje, se construyó entre 1750-1763 una iglesia barroca encima de la cueva. Actualmente, el complejo total tiene 10.500 m2 y está compuesto por el Santuario de la Cueva y el Centro Internacional de Espiritualidad Ignaciana.

Como parte del proyecto para su reconstrucción 3D, digitalizamos la nave central de la iglesia y la cueva. La captura precisa de todos los elementos del entorno, conllevó 74 escaneos a color HDR, para tratar de homogeneizar la luz, y 176 fotografías del altar, para profundizar en el detalle de su escultura principal. De este levantamiento tridimensional, obtuvimos una nube de puntos 3D de 1072 millones de puntos que, como hemos mencionado anteriormente, sirvió como materia prima para realizar su recreación digital.

El escaneado láser 3D de elementos patrimoniales con el fin de divulgarlo, catalogarlo y preservarlo, se ha convertido en un eje clave en la actualidad. No solo por la necesidad primordial de conservar y poner la cultura al alcance de todo el mundo. Las restricciones actuales de movilidad lo han transformado en una herramienta muy útil a la hora de sobrellevar esta distópica realidad.

Compruébalo en el siguiente vídeo, paseando entre los muros de este bien cultural de interés local. Recorre el modelo 3D mallado a partir de la nube de puntos 3D generada con el escáner láser Faro Focus X 330.